Donantes

Estos trasplantes siempre se hacen de donante fallecido, generalmente personas jóvenes, de menos de 40 años que han sufrido un daño cerebral irreversible y un neurólogo determina que tiene muerte cerebral, lo cual significa que ya no tiene ninguna posibilidad de recuperarse. La donación es un acto humanitario, altruista y generoso de una familia que sublima el dolor de la pérdida de un ser querido con la esperanza de vida para otras personas. La donación es un hecho absolutamente gratuito.

Restricciones para un trasplante de corazón o de pulmón:

* No trasplantan personas mayores de 70 años.

* Tampoco los que sufren daño terminal de otros órganos o que no tienen posibilidades de rehabilitación después del trasplante.

* Quienes tengan la presencia de enfermedades infecciosas activas o crónicas.

* La enfermedad mental o la indigencia es otra causa por la cual no se realiza un trasplante.

* La adicción de licor, cigarrillo o estupefacientes debe estar superada y demostrar por lo menos un año libre de consumo.

Cuidados pos quirúrgicos

Una vez los pacientes son trasplantados, son vigilados por el servicio respectivo antes, durante y después del trasplante. El trasplantado debe continuar toda la vida con controles periódicos estrictos, para detectar los episodios de rechazo y para vigilar los problemas derivados del trasplante. Toda la vida el paciente trasplantado debe tomar medicinas contra el rechazo.