Conoce la historia de Valentina, una bebé que hoy palpita de vida, gracias a la cirugía de corazón que pudimos realizarle cuando permanecía conectada a la placenta su madre

La Clínica Universitaria Bolivariana y la Clínica Cardio VID le realizaron una cirugía al corazón de una bebé, de 37 semanas de gestación, mientras permanecía conectada a la placenta de su madre. Este procedimiento es el primero registrado en Latinoamérica y el segundo en el mundo.

La bebé, llamada Valentina Lopera Cuervo, sufría de una enfermedad letal que no le permitiría oxigenar bien su organismo cuando naciera, ya que la sangre, proveniente de sus pulmones, no tenía una vía adecuada de salida. El diagnóstico de esta enfermedad ventrículo izquierdo hipoplásico, con un septum interatrial intacto entre la aurícula izquierda y la derecha del corazón.

Durante el embarazo, Valentina pudo formarse con normalidad en el útero, debido a que la placenta de su madre le permitía tener el oxígeno suficiente para su cuerpo. El problema radicaba cuando el corazón y pulmones tuvieran que realizar, al nacer, su función normal de oxigenación.

Para que esta cirugía fuera exitosa se le realizó a Valentina una técnica denominada Ex-Utero Intrapartum Treatment, EXIT, por sus siglas en inglés, la cual consistió en extraer a la bebé del útero materno, manteniéndola conectada a la placenta, mientras se accedía a la cavidad torácica, se perforaba la pared de la aurícula y se colocaba una malla, stent, entre las dos aurículas, permitiendo un correcto flujo de sangre entre ellas.

“Sentimos mucha gratitud, ver a todo el equipo de doctores concentrados en la tarea, cada uno desde el área que le correspondía, antes, durante y después de la cesárea. Cuando Valentina nació; fue muy especial presenciar este procedimiento, la forma en la que supieron controlar su estabilidad tan pronto la lograron sacar del útero”, expresó Yésica Cuervo, madre de Valentina.

Este procedimiento se debe hacer en el menor tiempo posible, ya que el soporte con el flujo de la placenta tiene una breve duración, en el caso de Valentina, de 27 minutos. En la intervención trabajaron aproximadamente 20 especialistas, un equipo interdisciplinario en áreas como materno fetal y obstetricia, cuidado intensivo neonatal y cardiovascular pediátrico, anestesiólogos obstétricos y cardiovasculares, cirugía cardiovascular y pediatras cardiólogos intervencionistas.

“No es fácil predecir cuánto tiempo podíamos mantener la circulación placentaria, porque lo natural es que cuando un bebé nace la placenta empiece a desprenderse del útero, entonces aquí había que mantener esa conexión el mayor tiempo posible, teníamos que estar sincronizados los diferentes especialistas e interactuar de manera ágil. Esta cirugía demoró en total más de 3 horas, pero el proceso específico de mantener la circulación placentaria, luego del nacimiento de Valentina, demoró 27 minutos”, explicó Ancízar de la Peña, anestesiólogo de la Clínica Universitaria Bolivariana.

Es la segunda vez que se reporta en el mundo un procedimiento tipo EXIT para cirugía cardiaca, ya que esta técnica es utilizada, comúnmente, para pacientes con hernias diafragmáticas. Este trabajo se logró gracias a una unión de esfuerzos y saberes entre la Clínica Cardio VID y la Clínica Universitaria Bolivariana.
“Valentina está en este momento de forma ambulatoria, está en la casa cuidada por su mamá y su papá. Cuando tenemos estos bebés que tienen este tipo de paliaciones les solicitamos venir a controles semanales para mirar parámetros de frecuencia cardiaca, respiración, revisamos en cuánto tiene el oxígeno en la sangre, entre otros exámenes”, expresó Rafael Lince Varela, pediatra cardiólogo hemodinamista de la Clínica Cardio VID.

 

Clínica Cardio VID
Clínica Cardio VID
Los especialistas de su corazón. Con 55 años de experiencia, nuestra Clínica se ha especializado en diagnósticos, tratamientos y urgencias en las áreas cardiovascular, torácica, pulmonar y neurovascular. La complejidad de nuestras especialidades y la alta cualificación del personal, nos ubican como centro de IV grado de complejidad, la máxima categoría que en nuestro país tiene un hospital.
A %d blogueros les gusta esto: