Memorias XII Simposio La Clínica y el Laboratorio: dos amigos inseparables