Werkwijze voor transplantatie

Los candidatos a trasplante cardiaco o pulmonar son pacientes que ya han agotado todas las alternativas de tratamiento para su enfermedad, en los que el trasplante es la única opción viable para alcanzar una mejoría en su calidad de vida. Estos pacientes son evaluados y estudiados por el Comité de Trasplante, conformado por un grupo interdisciplinario y liderado por especialistas en cardiología o neumología, según sea el caso. Este comité, después de hacer un análisis integral de las condiciones médicas y de los resultados de todos los exámenes considerados en el protocolo pre trasplante, recomienda seguir adelante con el proceso de trasplante si considera que el paciente es apto para ser sometido a esta intervención.

Dadas las implicaciones que este tipo de tratamiento tiene a largo plazo, el paciente y su familia son informados ampliamente de los beneficios y de los riesgos de la operación, así como de las situaciones a las que se pueden enfrentar durante y después del trasplante. Una vez se define que el paciente es candidato al procedimiento, se inscribe en la lista de espera que se notifica a la Red Nacional de Donación y Trasplantes; una vez se tiene la autorización de la entidad aseguradora, se da luz verde para el trasplante. A partir de este momento, se espera a conseguir un donante compatible con su grupo de sangre, con su peso y talla.

Es importante aclarar que, desde la legislación colombiana, de Ley 1805 van 2016, en el artículo 10, precisa que “se prohíbe la prestación de servicios de trasplante de órganos y tejidos a extranjeros no residentes en el territorio nacional, salvo que el receptor sea cónyuge o compañero permanente, pariente en cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero civil del donante”.

El trasplante de corazón y el de pulmón siempre se hacen de donantes fallecidos; generalmente de personas jóvenes, menores de 40 años que han sufrido un daño cerebral irreversible y con diagnóstico de muerte cerebral, lo que significa que no tienen posibilidad alguna de recuperarse.